Música de Portugal


 La serie que hoy presentamos vio la luz con la pretensión de explorar la música más extraña y curiosa que ha dado nuestro país vecino. A lo largo de 10 entregas, enviadas entre agosto de 2010 y julio de 2011, se hizo un somero repaso a lo más granado y/o sórdido a efectos musicales que un servidor fue capaz de encontrar mientras habitaba en tierras lusitanas. Espero que esta recopilación de todos los envíos sea del agrado de los lectores, en caso contrario, peor para ellos por no saber valorar estas perlas de arte puro.


 I - António Variações (agosto de 2010)

 Empezamos la serie presentando a António Variações, el Tino Casal portugués. Revolucionó la música lusa en la década de los ochenta, introduciendo la frescura y los aires nuevos del moderno pop anglosajón de la época. El genio se eclipsó poco después de rozar la fama, pero su escueta discografía bastó para marcar una honda impronta en la música portuguesa de las décadas a venir. Con ustedes su mayor éxito, O corpo é que paga, un himno hedonista y vital:



 II - Tony Carreira (octubre de 2010)

 El descubrimiento de hoy es el Julito Iglesias portugués, Tony Carreira, amor platónico de madres y solteronas entradas en años por igual. Dejando de lado lo acertado o no de su nombre artístico, Tony Carreira es uno de esos pesos pesados que siempre llenan estadios y venden como churros cualquier disco que se les ocurra sacar. La canción escogida es una fábula rural más propia de un Juan Pardo que del mencionado Yulio, pero no por ello merece menos atención: Sonhos de menino:



 III - Rui Bandeira (noviembre de 2010)

 Este personaje que parece una fusión entre Falete y Jon Oliva es uno de los artistas más extraños de Portugal. Furiosamente comercial, Rui Bandeira tuvo su momento de gloria en la gran fiesta paneuropea de la sordidez que es Eurovisión (en 1999) y logra éxitos de público allá donde va, sin que nadie parezca haber reparado en lo inquietante y ambiguo de su aspecto. Aquí su temazo de desamor esperanzado, una ñoñería del mayor calibre rematada con un videoclip de flagrantes sobreactuaciones, imprescindible documento: Um dia vais voltar.



 IV - Toy (enero de 2011)

 Profundizando en el acervo musical del país hermano encontré esta reliquia de bakalao noventero luso, gracias a la inestimable colaboración de una profesora universitaria de portugués lo suficientemente sabia como para motivar a sus alumnos con material didáctico de este tipo (Fatima, és a maior!). Música alegre y cañera con un vídeo maravilloso: Chama o António.



 V - Quim Barreiros (enero de 2011)

 En un compendio de esta naturaleza no podía faltar este ínclito personaje, familiar para los oyentes de Pepe Domingo Castaño y para todos aquellos que hayan tenido la fortuna o el infortunio de nacer en ese foco de demencia musical conocido por el nombre de Galicia. Podríamos describir al señor Barreiros como un Georgie Dann rural con acordeón, salvo que la temática de sus letras se acerca más a la del Payo Juan Manuel (algo más sutil, quizá, cosa por otro lado no demasiado difícil) que a la del ínclito gabacho. Quim Barreiros es un elemento imprescindible de cualquier verbena popular, y sus canciones alegres y dinámicas pueden disfrutarse a cualquier hora del día. Aquí, su mayor éxito, todo un himno internacional (en Portugal, Brasil y el país gallego): A cabritinha.



 VI - Zé Cabra (febrero de 2011)

 España (Galicia, concretamente) parió a Cañita Brava, y Portugal contraatacó con Zé Cabra. Este ilustre sujeto saltó a la fama después de que una maqueta grabada por él circulara por diversos programas de radio y el boca a oreja terminara por encumbrar su arte a la altura que merecía. Además de su indudable presencia escénica, Zé Cabra causó sensación por su forma de olvidar las letras mientras cantaba en directo. Durante un verano entero su canción insignia, Deixei tudo por ela, fue el mayor éxito de todas las radiofórmulas. Aquí la tienen para su disfrute, en riguroso directo:



 VII - Fernando Correia Marques (marzo de 2011)

 En uno de los últimos envíos describí a Quim Barreiros como una especie de Georgie Dann rural en versión portuguesa. Pues bien, poco después de aquello encontré a un nuevo personaje musicalmente mucho más cercano al inconmensurable francés: el señor Fernando Correia Marques, con sus alegres tonadillas dedicadas a bestias de labor o automóviles arcaicos (concretamente, al escarabajo). Esta vez son dos las canciones escogidas, O Burrito y Carocha do Amor, con sendos videoclips epilépticos y noventeramente coloridos. Música portuguesa al más alto nivel.




 VIII - Trabalhadores do Comércio (abril de 2011)

 Creo poder afirmar haber encontrado a los Siniestro Total portugueses, formación que responde al curioso nombre de Trabalhadores do Comércio, mítico grupo portuense. Fíjense bien en éste, el único vídeo que grabaron en los años ochenta, reminiscencia clara de los devaneos visuales de los vigueses en el Kwai. Me parece de suma importancia destacar que este envío trata sobre música más o menos decente, algo que no ocurría desde el primerísimo de los números.



 IX - Chave d'Ouro (mayo de 2011)

 Este melocotonazo de miedo parecía el más serio candidato a canción del verano de 2011, si no fuera porque aparentemente tiene ya un par de años, pero no por ello deja de oírse a todas horas en cualquier local portuense de categoría. La canción cuenta de forma desenfadada un lío de faldas con ambiente rural, que el impagable videoclip que les enlazo retrata con deliciosa minuciosidad, con subtítulos y todo para que disfruten de la intensidad de la letra. Aviso: una vez escuchada la canción, ésta no sale de la cabeza hasta pasados varios meses. Algunos sufren todavía las consecuencias. Absténganse de ver el vídeo si no están preparados.



 X - Jetuga (julio de 2011)

 ¡El reggaeton llega a Portugal! La lengua de Cervantes no se merecía ser la única en sufrir esta temible plaga. Antes de entrar en materia me parece conveniente explicar que, en portugués, “rabo” significa “culo”, aunque dicho esto, es muy probable que aun así el estribillo vaya a resultar ciertamente desconcertante para cualquier hispanohablante. El país luso es una mina inagotable, y personalmente no podía permitirme privarles de semejante joya sonora, ratonera no, lo siguiente. Con esto, y una mudanza definitiva a Madrid, daremos por terminada la serie, que espero les haya aportado grandes momentos de disfrute. Con ustedes, la última perla: Rabo Duro.



 ¡Hasta próximas aventuras!

 Belisario





El Estanque de Daeron 2013